sábado, 31 de diciembre de 2016

BIENVENIDOS

ELISEO MEIFRÉN Y ROIG (1857-1940)

Al estudiar la vida y la obra de Eliseo Meifrén y Roig y pretender sintetizar la misma en unas breves notas, nos damos cuenta de la evidencia: de la complejidad de la misma, de su carácter, de la evolución de su pintura, de sus viajes y estancias, de sus amistades y su familia.

Nos queda del artista un legado extensísimo de obras, que para algunos estudiosos se situaría aproximadamente en tres mil óleos e infinidad de dibujos y notas. También podremos recorrer más adelante su biografía y situarlo en diferentes países de Europa y América. Así veremos que no es del todo difícil seguir los pasos del artista, su dilatada carrera y su participación en más de 350 exposiciones en diferentes países a lo largo de su vida.

Situamos sus inicios artísticos de la mano del maestro Antonio Caba, en la Llotja, Escuela de Bellas Artes de Barcelona.


Meifrén se retrata a si mismo en el boceto para la obra "Mi Estudio"


Alumno aventajado, al poco tiempo empieza a sentirse incómodo y encorsetado. Debe salir, respirar... ¿y donde mejor que París? En 1879, con 22 años, se traslada a la capital de la luz coincidiendo con la cuarta exposición impresionista. Entre otras muchas paradojas de la vida, ese mismo año gana el Primer premio de la Exposición de Bellas Artes que se celebra en Valencia, con Paisaje de Chretielle, una pintura de lo más academicista.

Desde esta anécdota, contemplamos como Meifrén parece luchar consigo mismo a lo largo de toda su vida para poder equilibrar su necesidad de triunfo y reconocimiento social junto a su ansia de libertad e incluso, a veces, de soledad. Aunque participa en muchos certámenes, siente un profundo desdén por la mecánica que rige los mismos y, también, por la labor de los críticos, tan necesaria por otra parte para poder vender sus cuadros.

Y es que Meifrén evoluciona a su ritmo, y aunque asume de inmediato el espíritu y filosofía del impresionismo: la libertad y la renuncia a cualquier escuela,  su pintura necesitará todavía unos cuantos años más para considerarse cercana a esta corriente dejando atrás la influencia de la Escuela de Barbizón, representada por los maestros franceses Jules Dupré o Charles François Daubigny y adaptada en Catalunya por la Escuela de Olot (Vayreda o Berga  i Boix). En su primera etapa de formación, su obra está definida por una paleta de gamas grisáceas, apagada. Sin embargo, en la década de 1890 supera el luminismo cercano a Roig Soler ampliando su paleta con blancos, azules y dorados.

Cuando comparamos su obra con la de los otros grandes artistas catalanes, vemos similitudes con la de Santiago Rusiñol, al que le unió una gran amistad y junto al cual "descubrió" Sitges en 1891, durante un viaje a Vilanova i la Geltrú. Los dos pintan multitud de jardines a lo largo de su carrera, si bien en Meifrén predomina un dinamismo que en el primero no se halla. Y cuando, más tarde, Eliseo llega a Mallorca, donde ya residía Joaquím Mir, apreciaremos en sus paisajes una explosión en su paleta de colores que, sin embargo, es más moderada y no llega a esa descomposición de las formas propia del segundo.

Y es a partir de ese momento y hasta el final de su carrera, cuando logra en sus obras efectos tan opuestos y de gama tan compleja como los de sus pinturas a “pleno sol” o las fosforescentes entonaciones nocturnas a la luz de la luna. Esta evolución implica una simplificación en la pincelada, el desarrollo de soluciones cromáticas para llegar a transmitir la esencia de sus paisajes.

Meifrén continuó viajando incansablemente, en parte para buscar nuevos temas y lugares, como también por el afán de conseguir nuevos mercados y nuevos éxitos. A veces con su familia y otras veces solo. Eliseo quiso ser siempre dueño de su destino. La sinceridad, su mayor virtud fue, quizás, también su peor enemiga. A través de su obra, de sus relaciones personales, de toda su vida, descubrimos, al fin, que si algo unifica esa complejidad citada al inicio es la franqueza. Como pretendieron todos los impresionistas, buscó y halló una pintura verdadera que fielmente reflejara el instante.

Si quieres compartir datos, imágenes, opiniones, sugeréncias o algún artículo, puedes hacerlo enviádonos un mensaje a eliseomeifren@gmail.com

7 comentarios :

  1. Una aclaración: se llamaba Eliseu Maifrèn i Roig. Así y de ninguna otra manera. Creo que no se debe traducir los nombres propios.

    ResponderEliminar
  2. Núria es Meifrén. Mi abuelo era sobrino suyo, y dos sobrinas suyas siguen viviendo en Manresa (tienen más de 90 años) y nunca hemos sido Maifrèn. No nos empeñemos en cambiar el pasado, por otro que nos "guste" más.

    ResponderEliminar
  3. Hola, entre otros pintores tengo una obra pertenciente a Eliseo Meifrén i Roig (Puerto de Niza). Me gustaria que vierais el cuadro y comentar sobre este autor.

    Mi email es vidalzaragoza.jorge@gmail.com

    Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo un esmalte con su firma ,quisiera saber si pinto mas esmaltes ?

      Eliminar
  5. Excelente trabajo. Muy completo e interesante. Felicitaciones.
    www.artipironti.com

    ResponderEliminar